El francés Armel Tripon, a bordo del ‘Réauté Chocolat’, gana la clase Multi50

Deportes General Negocios Ocio y Entretenimiento Países

Álex Thomson , ‘Hugo Boss’, sufre un accidente al norte de Guadalupe y Claire Pruvot, ‘Service Civique’, colisiona con un carguero al sur de Portugal.

El Réauté Chocolat de Armel Tripon se ha proclamado vencedor en la clase Multi50 (trimaranes de 15 metros) de la Ruta del Ron 2018 al cruzar la línea de meta de Pointe-à-Pitre a las 21.32 (hora española) después de invertir 11 días, 7 horas, 32 minutos y 40 segundos en el recorrido teórico de 3.542 millas náuticas (6.563 km). Tripon es el tercer navegante en llegar a Guadalupe, por detrás de Francis Joyon y François Gabart, que competían en la clase ULTIMATE.

El francés, de 43 años, ha pasado por un infierno en el agua, especialmente durante la noche antes de su llegada. “Hemos navegado muy rápido en barcos que son agotadores. En los últimos días las condiciones han sido realmente difíciles. La última noche, no sabía dónde estaba. Ni siquiera sé lo que pasó, estuve en un agujero negro por unas horas, con la impresión de tener gente a bordo, me pregunté qué estaba haciendo allí, es bastante curioso” comentaba a su llegada.

Esta es la segunda victoria de Tripon en una carrera transatlántica en solitario, después ganar la Mini-Transat en 2003. Ahora es candidato para la próxima Vendée Globe 2020 -vuelta al mundo en solitario-, ya que actualmente está construyendo un monocasco IMOCA de 60 pies para participar.

Dos colisiones

La nota negativa de esta madrugada ha sido la colisión, alrededor de las 02.45 de la madrugada (hora española) del Hugo Boss del británico Álex Thomson, líder de la clase IMOCA. A poco más de 60 millas de la línea de meta, el barco de galés embarrancó la noche del jueves en un arrecife al norte de Guadalupe cuando navegaba a más de 20 nudos, después de quedarse presumiblemente dormido.

Thomson tuvo que arrancar su motor para sacar su barco de las rocas y poder alejarse del arrecife antes de volver a reanudar la carrera, señalaba el director de la prueba, Jacques Caraës, indicando que se había hecho una reclamación por el uso del motor. Un jurado internacional tendrá que decidir si debe recibir una penalización de tiempo por usar su motor.

El Hugo Boss continuó su recorrido y cruzó la línea de meta de Pointe-à-Pitre a las 8.10 hora local (13.10 CET) después de 11 días, 23 horas, 10 minutos y 58 segundos en el mar. El tiempo invertido para recorrer las 3,542 millas que separan Saint Malo de Guadalupe podría ser un nuevo récord de clase para IMOCA si finalmente el jurado decide que no merece sanción.

Por otra parte, la navegante francesa Claire Pruvot colisionó ayer por la noche con un carguero al sur de Portugal. Afortunadamente pudo ser rescatada sana y salva por la tripulación del mismo carguero.

Su barco, el Clase40 (monocasco de 12,20 metros) Service Civique sufrió graves daños en la cubierta y el lado de estribor, posiblemente se haya hundido ya.

Fuente: https://elpais.com

Deja un comentario